Pasta fresca & posible juego con niños

Entre ayer y hoy ha sido un día muy divertido probando a hacer la pasta fresca uno mismo, ni comprando de tal marca ni de tal otra, marca Patty, 😉

La cosa empieza con una práctica del curso de cocina y acaba siendo la pasteta más divertida de tiempo. Eso sí, el tiempo apremia.

La idea de la práctica es la proporción 1/8 y acaba siendo pasta para toda la familia. Veamos la idea y luego proporcionemos para una familia, restaurante u evento.

La proporción 1/8 significa 1 kilo de harina floja, de repostería o como la quieras llamar. No hace falta otra harina porque es suficiente y no buscamos un problema de hacer masa porque se nos hará fácil y esta tiene menos gluten. Por un kilo de harina, son 8 huevos, correpondientes más o menos a 480 gr. total.

Ingredientes entonces:
* 1 kilo de harina floja.
* 8 huevos.
* Cucharadita de Sal.
* Un chorrito de aceite de oliva.
* Máquina para hacer pasta y secadora (tendedero de pasta).

Estas cantidades puede ser tranquilamente para sacar 8 platos más que generosos (plato único, vamos).

Si lo hacemos con huevos, será pasta al huevo, aunque se puede sustituir los huevos por agua (más o menos vaso y medio pero esto recomiendo hacerlo de poco a poco para que no se pase de humedad la pasta y porque no es una medida realizada en la receta).

Ponemos en un bol el kilo de harina y luego añadimos hasta 7 huevos, el aceite y sal y amasamos hasta ver que la masa quede homogénea. Si queda harina suelta, sin hacer masa, añadir el 8º huevo. Si la masa ha quedado homogénea no hará falta incluir este último huevo. En caso de que se nos pase de humedad y se nos pegue mucho después de amasar, echarle un poco más de harina pero cuidado que si seguimos con este juego, acabaremos igual que con el queso y el vino, un sin parar.

Esta es la parte que decía que para los niños puede ser la parte más divertida, pero se debe frenar en algún momento, 😉

Una vez que la masa está homogénea, cortar en 4 trozos y dejarla reposar un ratito. Una limpieza de manos, seguro que hay harina hasta las orejas, un descansito bien merecido de músculos a relajar por amasar y seguimos. Yo dejé más o menos 1 hora por si os sirve de ayuda y empecé a preparar la máquina o la casa para la máquina y la secadora.
Es un bonito jaleo cuando no hay una encimera seguida, larga sin fuegos por medio.

Enganchar la máquina a la encimera y pasar por el rodillo más ancho (en mi máquina era el 7) la masa (yo previamente había cogido un trocito). La metes por un lado y la recoges por la parte baja que os recomiendo que tengáis limpia y algo enharinada (levemente). Se vuelve a pasar la pasa por el 7 para que quede bien homogénea y luego bajamos cambiando de número pasándola por el 6, 5, 4 y 3. Yo no me arteví por ser la primera vez a bajar de ahí pero se puede y la masa quedará suuuuúper fina. Al 3 no queda nada mal. Después de sacarla del rodillo amasador del 3, pasarla por la cortadora de fetucceni o spaguetti, depende de lo que se quiera y poner en la secadora (vease la segunda imagen) para reposar la pasta y tú hasta que termines de hacer toda, claro. La pasta hay que dejarla reposar más o menos una hora. Aunque he de decir que la acabada de hacer está de miedo, también.

Echarla en agua hirviendo y yo la dejé sólo 5 minutos porque ponía un tiempo aproximado entre 2-5 minutos. La próxima vez seguramente la deje sólo 4 porque a mi me gusta muy al dente aunque con 5 ha quedado de vicio.

La pasta que os sobre la podéis dejar en nevera másximo 2 días. yo, de todas formas, con huevos y llegando veranito nunca me la jugaría.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *